Exposición temporal

Obras de artistas rusas en la Colección Krystyna Gmurzynska

Antonina Gmurzynska fue tal vez la primera coleccionista occidental que mostró un interés serio y profundo por el arte ruso de inicios del siglo XX.  Desde hace ya varias décadas, su hija Krystyna ha continuado y enriquecido la labor coleccionista.

Sin que haya en ella un énfasis intencionado por las autoras, lo cierto es que la colección presenta un considerable número de obras debidas a mujeres artistas: no es más que el reflejo de lo que fue la realidad de aquellos años. Esto ha permitido seleccionar un conjunto de obras de artistas excepcionales cuya obra es difícil de ver en otros lugares: Elena Guró, Xenia Ender o Anna Leporskaya, discípula de Malévich que produjo con él un proyecto para el Teatro Rojo de Leningrado.

Agenda de actividades cerrar